lunes, 4 de julio de 2016

Con Coolfit + Venus Freeze, ¡Lucí las piernas que siempre soñaste!

Tras 10 años de investigación, la Criolipólisis con Coolsculpting ha evolucionado para colocarse en el puesto número uno de los tratamientos de lipolisis no invasiva. Se trata de un procedimiento no invasivo, no doloroso, que no daña la piel ni el tejido circundante y permite que el paciente pueda volver a su vida normal.

Se puede lograr una reducción del 20-40% de la adiposidad localizada, y los resultados son permanentes y visibles en dos a cuatro meses.

¿Qué es CoolSculpting®?

CoolSculpting® es la única tecnología aprobada por la FDA y la CE para eliminar la grasa localizada con la aplicación de un frío controlado. Los científicos Dres. Dieter Manstein y Rox Anderson de la Universidad de Harvard, fueron los que descubrieron que las células de grasa son las más susceptibles al frío que el resto de células, con lo que, aplicando la temperatura específica durante un periodo sostenido de tiempo, se consigue su eliminación sin dañar los tejidos circundantes.

Es un método no invasivo para reducir grasa de forma segura y efectiva, con resultados visibles y naturales.

Deshace los acúmulos de grasa corporal, eliminándolos gradualmente a través del proceso metabólico normal del cuerpo.

¿En qué consiste el tratamiento Coolfit + Venus Freeze?

Gracias al aplicador Coolfit, que se adapta perfectamente a la cara interna de muslos, ahora es posible tratar ésta área de grasa rebelde que tanto afecta a las mujeres.

Combinado con Venus Freeze, se logra una mayor firmeza y definición del contorno del muslo.

¿Cómo funciona?

Coolfit está especialmente diseñado para ejercer una suave presión de vacío en la cara interna de muslos exponiendo las células grasas a un enfriamiento preciso y controlado para eliminarlas sin dañar los tejidos circundantes.

Cuando las células grasas se exponen al frío son eliminadas gradualmente a través del proceso metabólico normal del cuerpo, de forma natural. Puede tratarse varias veces la misma zona para conseguir una mayor reducción de grasa.

El tiempo del procedimiento dura de 1 a 2 horas, dependiendo del tamaño del área que va a ser tratada.

A la semana, se inicia el tratamiento con Venus Freeze, radiofrecuencia multipolar que logra moldear y tensar la piel sin dolor ni tiempo de recuperación.  Cada sesión de Venus Freeze lleva aproximadamente una hora y media.

¿En cuánto tiempo se obtienen resultados? ¿Son duraderos?

Con este nuevo protocolo se consiguen mejores resultados en menos tiempo. Se logra una reducción del 20-40%, pudiendo ver los resultados en tan solo dos meses. A partir de la tercera semana ya se empiezan a notar los beneficios del tratamiento.

¿Es doloroso?

El paciente tiene una sensación de tirantez en la zona tratada, causada por la presión del vacío. Esta sensación desaparece en unos pocos minutos. Mientras se trabaja con el aplicador, el paciente puede leer, escuchar música, trabajar con su computadora/celular o simplemente relajarse.

Sacá tu cita de consulta personalizada haciendo click aquí