martes, 19 de abril de 2016

¿Sabías que…?

Las famosas patas de gallo son consecuencia de la repetición de movimientos musculares que se producen cuando uno sonríe, habla, se enoja, etc…
Mediante la aplicación de toxina botulínica se consigue suavizar estas arrugas, conocidas como arrugas ¨de expresión¨, al evitar que el músculo de alrededor de los ojos se contraiga.

¿Porque la recomendamos?

Es un tratamiento mínimamente invasivo, rápido y seguro. Aplicado en forma correcta y por médicos especialistas, otorga resultados muy naturales.

 ¿Sabías que tiene efecto preventivo?

Al evitar la contracción muscular, se logra prevenir la profundización de las arrugas.

“Los mejores resultados se consiguen respetando los rasgos naturales de cada paciente y aplicando dosis bajas para relajar y no paralizar el músculo” Dra. Velia Lemel

Para más información, hacé click acá