jueves, 11 de febrero de 2016

PLASMA RICO EN PLAQUETAS (PRP): UN NUEVO TRATAMIENTO

La caída de pelo (alopecia) es una de las causas más frecuentes de consulta en Dermatología. Se trata de un problema médico que requiere un adecuado diagnóstico dermatológico para seleccionar el mejor tratamiento. Existen avances médicos en el tratamiento de la alopecia. Un avance importante en el tratamiento de la alopecia es el plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento. El plasma es una parte de la sangre que al ser centrifugada acumula gran cantidad de plaquetas, células ricas en factores de crecimiento encargadas de regenerar los tejidos y heridas que se producen en el organismo.

En los últimos tiempos, el plasma rico en plaquetas (también llamado "PRP") ha supuesto una auténtica revolución en diferentes campos de la medicina, como en medicina deportiva, en medicina estética y también en la cicatrización de úlceras, y ahora comienza a aplicarse en el tratamiento de la alopecia con buenos resultados.

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO CON PRP?
La técnica del plasma rico en plaquetas o PRP, también denominada "bioestimulación con plasma autólogo rico en factores de crecimiento", consiste en la aplicación de la fracción de plasma rico en plaquetas del propio paciente en un tejido para favorecer su regeneración o estimular su crecimiento. Debe realizarse los siguientes pasos:

1. El paso inicial consiste en extraer sangre del propio paciente, de la misma forma que se obtiene un análisis de sangre de forma rutinaria, con una simple punción en una vena.
2. Posteriormente, la sangre extraída es centrifugada para separar la fracción de plasma rico en plaquetas del resto de partes de la sangre que no nos interesan.

3. Habiendo aislado ya el plasma rico en plaquetas (PRP), debe activarse mediante la aplicación de cloruro cálcico, para que las plaquetas liberen los factores de crecimiento.

4. Tras ello, la solución constituida por el PRP y los factores de crecimiento se aspira con una pequeña jeringa y se infiltra mediante microinyecciones en la zona a tratar. Se aplica junto con anestesia para evitar el dolor durante las infiltraciones.

El proceso en total dura unos 30 minutos, y con la anestesia la infiltración del PRP y factores de crecimiento en la zona a tratar es muy poco dolorosa. El tratamiento no requiere ninguna preparación previa, y después del procedimiento el paciente puede hacer vida normal, no siendo necesario el reposo ni ninguna medida especial, con lo que la reincorporación a la vida socio-laboral es inmediata.