miércoles, 11 de noviembre de 2015

La prevención del cáncer de piel empieza con la educación!

Por eso, te brindamos esta guía con las características de cada tipo de cáncer que puede afectar la piel.

“Los síntomas y signos del cáncer de piel son muy variables. Encontramos desde pápulas de crecimiento progresivo, úlceras que no curan, cicatrices que crecen, lesiones que sangran… y especialmente lunares que cambian de forma o empiezan a presentar molestias como dolor, picazón, sangrado, etc.” Dra. Velia Lemel

Los tipos de cáncer de piel más comunes son:
•    Los carcinomas basocelulares: representan el 90% de los cánceres de piel. Aparecen en un área tanto plana como escamosa que adquiere un color rojizo, o en pequeñas áreas se presentan brillantes y translúcidas al relieve, que pueden sangrar con un traumatismo menor. Es frecuente identificar en éstas áreas uno o más vasos sanguíneos irregulares visibles, o mostrar áreas de pigmentación color azul, café o negro.  Es muy raro que se extienda a partes distantes del cuerpo. No obstante, si se deja sin tratar puede extenderse a las áreas cercanas y afectar los huesos, así como otros tejidos de la piel.

•    Los carcinomas espinocelulares: pueden aparecer en forma de protuberancias crecientes, a menudo de superficie áspera, o planas como manchas rojizas de la piel que crecen lentamente.

Estos dos tipos de cáncer de la piel no melanoma pueden desarrollarse en una superficie plana que sólo muestra leves cambios con respecto a la piel normal

•    Los melanomas son tumores malignos que se originan en los melanocitos, células encargadas de producir melanina.  Es el tipo de cáncer de piel más agresivo, debido a que tiene muchas más probabilidades de propagarse a otras partes del cuerpo, si no se detecta temprano.
La mayoría de los melanomas son de color café o negro. Sin embargo, algunos melanomas no producen melanina y pueden lucir color rosado o incluso blanco.
Se desarrolla de " novo" en el 75% de los casos y en un 25% se desarrollan sobre un lunar preexistente.
Pueden aparecer en cualquier parte de la piel, e incluso en mucosas y debajo de las uñas, pero son más propensos a comenzar en el tronco (pecho y espalda) de los hombres y en las piernas de las mujeres.

Al igual que el cáncer de células basales y de células escamosas, el melanoma es casi siempre curable en sus etapas iniciales.

Diagnóstico
“Ante la sospecha de tener cualquier lesión que sea persistente en el tiempo, que cambie sus características o que tienda a crecer lenta pero de forma progresiva el paciente debe acudir al dermatólogo para ser evaluado y obtener un diagnóstico” Dra. Velia Lemel
Si existe algún motivo para sospechar que existe un cáncer de la piel, el médico empleará uno o más métodos para determinar si la enfermedad se encuentra realmente presente. El primer paso es observar el tamaño, la forma, el color y la textura del área en cuestión y si ésta sangra o se descama.
Si el médico piensa que la lesión es sospechosa para cáncer de piel, éste tomará una muestra (biopsia) de piel para examinarla con un estudio histopatológico.
El sistema ABCDE es una guía útil para identificar lesiones sospechosas:

A. Asimetría: Las lesiones de melanoma suelen ser de forma irregular (asimétrica); los lunares benignos -no cancerosos- suelen ser redondeados (simétricos).

B. Borde: Estas afecciones tienen a menudo bordes irregulares (con muescas); los lunares benignos tienen bordes lisos.

C. Color: Las lesiones presentan diferentes tonos marrón o negro; en los lunares benignos se aprecia un color homogéneo.

D. Diámetro: los melanomas habitualmente tienen más de 6 milímetros de diámetro. Los lunares que no son peligrosos suelen medir menos.

E. Evolución: éste es probablemente el factor más importante. Ante cualquier cambio en un lunar (cambio de tamaño, forma color, picazón, sangrado, aparición de alguna mancha nueva...) es aconsejable consultar al especialista cuanto antes.

Es muy importante que el paciente se revise a sí mismo, preferiblemente una vez al mes. Para ello, deberá conocer el aspecto de sus lunares, las pecas y otras marcas que tenga en la piel para poder detectar cualquier cambio.

Recomendamos hacerte un autoexamen de piel frente a un espejo de cuerpo entero. Para las áreas difíciles de ver puedes usar un espejo de mano. Debes examinar todas las áreas, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies, la región lumbar y la parte posterior de las piernas.

Durante el 16-20 de noviembre nos sumamos a la 22° Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de piel ofreciendo atención gratuita a todos los pacientes que voluntariamente se acercan a la consulta por lesiones de piel sospechosas.

Para más información, llamá al 4807-7800