miércoles, 22 de abril de 2015

Lácteos y sus efectos en la piel

Recientemente los lácteos han adquirido mala fama y se ha vinculado su ingesta con acné.  Te decimos por qué…

A finales del año 2012, La escuela de Harvard de salud pública eliminó los lácteos de su guía de alimentación saludable. ¿La razón? Desde hace algunos años se ha vinculado a la leche y sus derivados con cáncer de ovario y de próstata. Aunque no se ha encontrado aún la causa de esta asociación, la investigación continúa.

Con respecto a sus efectos en la piel, los lácteos contienen una hormona llamada IGF-1 (Factor de crecimiento similar a la insulina tipo 1), la cual tras ser consumida propicia el aumento en la producción de insulina, lo que genera un aumento en los depósitos de grasa y ocasiona la hiper-proliferación de los queratinocitos (células cutáneas).  Además se trata de una sustancia pro-inflamatoria, razón por la cual se ha vinculado a la producción de alergias y agravamiento del acné.

Cada vez existe más evidencia de que la leche y sus derivados no son tan benéficos para la salud como se creía.  Sin embargo, si se disminuye o se evita su consumo, es necesario incrementar la ingesta de vegetales de hojas verdes para suplir el calcio que contienen los lácteos.