lunes, 16 de marzo de 2015

Ácido glicólico: un exfoliante perfecto

Con el verano llega el temor a las manchas que puedan aparecer en la piel debido a la excesiva exposición solar.

El ácido glicólico es un ácido natural y no tóxico, que se encuentra en la caña de azúcar. Forma parte de los ácidos frutales denominados alfahidroxiácidos (AHA), caracterizados por su capacidad para acelerar los procesos de regeneración celular de la piel, es decir por su poder exfoliante y regenerador, por lo que se utilizan para tratar arrugas y manchas.

Sin embargo, el ácido glicólico tiene una notable característica diferenciadora: es el único que puede destruir los enlaces entre las células muertas de la capa córnea, contribuyendo así a acelerar su eliminación y potenciar el ciclo de renovación celular. Su exclusivo efecto peeling da lugar a una exfoliación progresiva, como consecuencia de la cual disminuye la capa de células muertas al mismo tiempo que aumenta el espesor de la epidermis y dermis.

El resultado de este efecto exfoliante progresivo es una piel limpia, luminosa y sonrosada, más oxigenada e hidratada y, además, promueve la absorción de los productos que se aplican posteriormente, optimizando así sus efectos.

También induce la síntesis del colágeno propio, por lo que mejora las líneas de expresión, la elasticidad de la piel, las manchas del sol y de la edad y las cicatrices de acné.

Se puede aplicar durante el verano por las noches hasta concentraciones del 10%. La única precaución a tener es utilizar el protector solar con FPS mayor a 30 cada mañana, y no olvidar de renovarla cada 2 horas.

Comprobá los beneficios del ácido glicólico con CONFORT LASER PEEL: crema de tratamiento nocturno formulado con un complejo aclarador en base a ácido glicólico y láctico. Acelera el proceso de exfoliación de la piel y ayuda a retener la hidratación, logrando una piel saludable, suave, lisa y rejuvenecida.