domingo, 7 de diciembre de 2014

Alimentos que devolverán brillo y tersura a tu piel

Todos sabemos que la alimentación es fundamental para la salud, ya que es la fuente principal de nutrientes del organismo y sin ellos no es posible que éste realice las funciones vitales; pero, quizás no seamos tan conscientes de que, además, sus efectos también son visibles, ya que en gran medida la alimentación determina nuestro aspecto físico general, lo que por supuesto  incluye el de nuestra piel.

Para conseguir una piel saludable y radiante es imprescindible tener muy en cuenta qué alimentos ingerimos, especialmente ahora que se viene el calor y las celebraciones de fin de año. ¡Toma nota de estos consejos!

- Una dieta sana y equilibrada rica en antioxidantes ayudará a que tu piel se mantenga siempre radiante y joven.  Consumí más frutas y verduras, que son las principales fuentes de vitaminas y minerales antioxidantes y antinflamatorias.   La vitamina A (presente en las zanahorias y calabazas), la Vitamina E (presente en nueces, brócoli y palta)  y la Vitamina C (presente en cítricos, kiwi y frutos rojos) son clave en una alimentación antioxidante ya que  ayudan a contrarrestar la oxidación celular y a luchar contra los radicales libres desde el interior.  Evita el exceso de alimentos pro-inflamatorios como los carbohidratos simples y los azúcares refinados, presentes en los productos de panadería y las golosinas que abundan en ésta época de fiestas.

- Bebe mucha agua: el agua es sumamente importante para hidratar la piel. De 6 a 8 vasos diarios es una buena cantidad para mantener la elasticidad, flexibilidad y nivel de  hidratación de tu piel.

- No fumes: fumar perjudica seriamente a la piel. El tabaco opaca tu cutis, impidiendo que la piel se oxigene y revitalice.

- Cuidado con  lo que tomás: el alcohol y el café deshidratan la piel. La cafeína aumenta la diuresis y la sudoración. Respecto a la ingesta de alcohol,  el exceso hace que el nivel de oxígeno en la sangre se reduzca, afectando la producción de colágeno y haciendo que la piel pierda elasticidad y firmeza. El consumo de bebidas alcohólicas, especialmente las destiladas (whisky, tequila, ron, vodka, etc), reduce la cantidad de vitamina A en nuestro cuerpo, lo que produce envejecimiento prematuro de la piel así como problemas de resequedad y descamaciones.