martes, 1 de julio de 2014

Piel de invierno ¿Sabes qué hacer para combatir los signos de resequedad?

La exposición al frío y al viento puede causar que la piel se deshidrate. La piel seca es más común en el invierno porque el aire contiene menos humedad. Al resecarse, es posible que la piel se sienta áspera, enrojecida, irritada y descamada.

Para aliviar estos signos y síntomas, te recomendamos:

- Evitar el lavado demasiado frecuente de manos y el uso excesivo de jabones y alcohol en gel, en especial aquellos jabones antibacterianos que son altamente irritantes.

- Inmediatamente luego del baño, o de lavarte las manos, aplicar una crema hidratante que contenga ingredientes emolientes como por ejemplo: ceramidas, urea, ácido láctico, manteca de karité, manteca de cacao, aceite de almendras…

- Realizá baños cortos (no más de 10 minutos) y evita el uso de agua muy caliente.

- Elegí telas transpirables naturales como el algodón y la seda para la primera capa de ropa en contacto con la piel.   Las telas con lycra y la lana son irritantes para la piel sensible.

- Tomá mucha agua para mantener la piel hidratada y aumentá el consumo de ácidos grasos omega 3 (ácidos grasos esenciales que refuerzan la barrera cutánea y que se encuentran en alimentos como el salmón, las sardinas, las nueces, la linaza, y el brócoli)