lunes, 28 de abril de 2014

¿QUERÉS UNA PIEL MÁS JOVEN Y LUMINOSA?

La disminución de la renovación celular es la causa principal de una piel opaca, sin brillo. Normalmente la piel se renueva cada 28 días. A medida que envejecemos, este proceso se torna más lento, por lo que las células muertas de la piel se acumulan y dejan de reflejar la luz, dando un aspecto de piel sin brillo.

Afortunadamente existen múltiples tratamientos en domicilio y en el consultorio que pueden lograr que tu piel se vea siempre joven y luminosa. Es solo cuestión de armarse y seguir una rutina de cuidados, siempre bajo la supervisión de tu médico dermatologo. Entre ellos:

-La exfoliación regular (1 a 2 veces por semana, según tipo de piel y tolerancia) es clave para conseguir una piel radiante ya que las células de piel muerta acumuladas en la superficie, no sólo obstruyen los poros, sino que también hacen que la piel carezca del brillo saludable.

-El uso de antioxidantes tópicos: Los antioxidantes protegen a las células de los dañinos radicales libres y le devuelven vida y luminosidad a la piel. Uno de los antioxidantes más poderosos es la vitamina C, que ejerce 4 acciones fundamentales en la piel: antioxidante, regenerante, hidratante y aporte de luminosidad.

Entre ellos podés optar por el SERUM VIT C, creado especialmente para el cuidado y la reparación de la piel. De textura liviana, no oleosa, es apta para todo tipo de pieles. Como posee vitamina C en altas concentraciones, mejora arrugas porque interviene en la formación de colágeno. Brinda luminosidad a la piel, disminuye la formación del eritema post solar y tiene una potente acción antioxidante. Minimiza las manifestaciones del paso del tiempo y potencia el efecto protector de las pantallas solares.

Modo de uso: aplicar sobre el rostro y cuello limpio especialmente a la mañana por sus propiedades fotoprotectores. 3 a 4 gotitas son suficientes, acompañar luego con protector solar con FPS mayor a 30.

-De noche aplicar un producto anti-age con retinoides: Los retinoides tienen propiedades exfoliantes y aceleran el proceso de renovación de la piel. Además estimulan la producción de colágeno, y evitan la producción excesiva de melanina, que es causante de manchas. Por lo tanto, el uso continuo de retinoides mantendrá tu piel uniforme y radiante, firme, libre de manchas y arrugas.

Entre ellos podés optar por el SILK GEL 0,025%, un gel de textura sedosa, no oleosa, libre de perfumes, e hipoalergénico. Posee ácido retinoico al 0,025%, la forma de retinoide más potente.


Modo de uso: por las noches aplicar poca cantidad (tamaño de una arveja para todo el rostro y el cuello), sin frotar, evitando la zona del contorno de ojos y comisuras.  Si tu piel es sensible, empezar cada 2-3 noches, e ir probando tolerancia. De día, es fundamental el uso del protector solar, ya que el uso de retinoides sin una adecuada fotoprotección, puede ocasionar enrojecimiento y manchas en la piel.

-Tratamientos en consultorio:

-Peelings: Consiste en la eliminación de distintas capas de la piel mediante la aplicación de un agente químico. Esto produce una renovación de las capas de la piel siendo sustituidas por otras nuevas de mejor calidad, logrando una piel renovada con tono y textura uniforme, menos manchas y arrugas.

-Microdermoabrasión: Se trata de un tratamiento en donde se utiliza un flujo de microcristales de diamantes que permiten efectuar una exfoliación controlada de la piel, quitando las células muertas de las capas exteriores de la piel, lo que promueve la regeneración celular y la producción de colágeno, aumentando su elasticidad.
El resultado es una piel joven, suave y tersa desde el primer tratamiento.

-Cosmelan: Es un tratamiento despigmentante que permite recuperar la tersura, uniformidad  y luminosidad de la piel en cualquier época del año. 


El tratamiento consiste en la aplicación de una máscara en el consultorio que el paciente retira en su domicilio (luego de 10-12hs). Es un procedimiento no invasivo y compatible con todo tipo de pieles, de gran eficacia en la atenuación y eliminación de manchas.

-Existen también terapias láser que ayudan a recambiar y renovar la piel. Dependiendo del grado de envejecimiento o del problema a tratar, se puede preferir un láser ablativo o no.

LÁSERES ABLATIVOS: CO2RE, PIXEL ERBIUM

LÁSERES NO ABLATIVOS: FRAXEL RE: STORE DUAL, IPL, LASER Q-SWITCH

La diferencia del láser ablativo radica en que elimina capas de piel, a nivel superficial o profundo, dependiendo de los parámetros seleccionados. Éstos logran cambios dramáticos en el rejuvenecimiento de la piel disminuyendo arrugas, cicatrices de acné y otras irregularidades en la superficie, además de mejorar el tono general de la piel y la textura. Sin embargo, los láseres ablativos son más dolorosos y requieren mayor tiempo de recuperación, y mayores cuidados en el domicilio.

Los láseres no ablativos, en cambio, penetran en las capas de la piel sin ocasionar heridas visibles en la superficie cutánea para tratar manchas y pigmentación irregular, arrugas superficiales, arañas vasculares, enrojecimiento y acné.

Es fundamental que a la hora de realizar un tratamiento láser elijas un médico y una clínica que tenga amplia experiencia y trayectoria en el uso de láseres, para que puedan recomendar el que mejor se ajuste a tu necesidad.

Una consulta previa con un dermatólogo te permitirá obtener un diagnóstico e informarte adecuadamente sobre el procedimiento, sus contraindicaciones, sus riesgos, el tiempo de recuperación, los cuidados posteriores, etc.

Solicitá un turno de consulta haciendo click aquí.