lunes, 14 de abril de 2014

¿Qué son los láseres?

LASER son las siglas de ¨ Light amplification by stimulated emission of radiation¨, que en español significa: ¨Amplificación de luz por emisión estimulada de radiación¨

Los láseres tienen múltiples usos, pero es en Medicina, y especialmente en Dermatología,  que estos equipos continúan innovándose y perfeccionándose para lograr el tratamiento de cada vez más patologías.

¿Cuáles son sus usos en Dermatología?
Sus aplicaciones en Dermatología son muy amplias y variadas:

-reparación y renovación de la piel: para mejorar el aspecto de cicatrices de acné, otras tipos de cicatrices, estrías, arrugas, irregularidad en la textura de la piel, flacidez cutánea, etc…

-eliminación y disminución de lesiones pigmentadas tales como manchas de sol, melasma, queratosis seborreicas, tatuajes, lunares, etc...

-eliminación de vello indeseado (fotodepilación)

-eliminación de várices y arañitas

-tratamiento de verrugas, y otras lesiones benignas de piel.

-tratamiento de hongos en las uñas

-tratamiento de acné y rosácea

¿Para quiénes son?
Está indicado para cualquier persona que desee mejorar el aspecto de su piel, especialmente en aquellas con daño solar, manchas e irregularidades en su piel, acné y cicatrices de acné, estrías, etc… Siempre y cuando se tenga en cuenta que es fundamental una evaluación dermatológica previa para descartar contraindicaciones y elegir el mejor tipo de tecnología para cada tipo y condición de piel. 

¿Qué tipos de láseres hay?
Los láseres se clasifican en láseres ablativos y no ablativos.

La diferencia radica en que el láser ablativo elimina capas de piel, a nivel superficial o profundo, dependiendo de los parámetros seleccionados. Éstos logran cambios dramáticos en el rejuvenecimiento de la piel disminuyendo arrugas, cicatrices de acné y otras irregularidades en la superficie, además de mejorar el tono general de la piel y la textura. Sin embargo, los láseres ablativos son más dolorosos y requieren mayor tiempo de recuperación, y mayores cuidados en el domicilio.

En cambio los láseres no ablativos, penetran en las capas de la piel sin ocasionar heridas visibles en la superficie cutánea para tratar manchas y pigmentación irregular, arrugas superficiales, arañas vasculares, enrojecimiento, acné y vello no deseado.

En el pasado, los tratamientos con láser se realizaban con alta energía y un menor número de sesiones de tratamiento. La tendencia actual es hacer más tratamientos utilizando niveles más bajos de energía, lo que reduce al mínimo las posibilidades de quemaduras,  hiperpigmentación post-inflamatoria, cicatrices y otros efectos secundarios no deseados.

En Dra. Velia Lemel Piel y láser contamos con múltiples láseres de última generación:

Ablativos:
Láser CO2RE: CO2RE es un láser fraccionado de CO2 que permite tratar todos los niveles de la piel, superficial y profunda en forma simultánea con precisión y control de la intensidad, patrones y profundidad de ablación.  Cuenta con la ventaja de realizar tratamiento de resurfacing fraccional como también la eliminación de lesiones cutáneas sobreelevadas.

CO2RE es ideal para tratar arrugas superficiales y profundas, cicatrices de acné y otras cicatrices, estrías, piel irregular con textura engrosada, poros dilatados, lesiones sobreelevadas inestéticas y atenuar los daños producidos por el sol.

Cuenta con la ventaja de que en una única sesión se logran excelentes resultados.

Láser Pixel: es un láser de Erbium fraccionado que recambia distintos niveles de piel, provocando un excepcional cambio en el tono y textura de la piel.  Está indicado para: suavizar arrugas y líneas finas, disminuir el tamaño de los poros, mejorar cicatrices de acné y otras cicatrices, mejorar y corregir irregularidades en la textura de la piel.  Es un láser menos agresivo que el láser de CO2, por lo que para lograr los mejores resultados requiere de más sesiones.

No Ablativos:
Láser Fraxel Re: Store Dual: funciona con dos tipos de láseres diferentes en el mismo equipo, uno que trabaja en la zona más superficial de la piel (Fraxel Thulium) y otro a un nivel más profundo (Fraxel Erbium). Es un láser no ablativo que actúa a nivel de capas superficiales y profundas de la piel de manera fraccionada, preservando la capa más superficial de la piel, por lo que ocasiona pocas molestias y requiere de poco tiempo de recuperación.

Está indicado para el rejuvenecimiento cutáneo y tratamiento de arrugas, textura cutánea, disminuyendo el tamaño de poros, manchas de sol, manchas hormonales, cicatrices y estrías.

Dependiendo de la condición de piel a tratar se requieren de 2-5 sesiones mensuales.

Láser Q-Switch: es un láser cuyo objetivo es fragmentar la melanina y los pigmentos mediante un efecto fotacústico.  Rompe el pigmento en forma rápida en partículas mucho más pequeñas, que se remueven mediante la eliminación natural del propio organismo.  Se utiliza en la eliminación y disminución de manchas solares, manchas hormonales (melasma) y tatuajes en forma rápida y segura.

Láser de Nd. Yag: la luz emitida por este láser penetra la piel y es absorbida por la hemoglobina de la sangre generando un incremento de la temperatura lo suficiente para colapsar, coagular y fibrosar el vaso sanguíneo (fotocoagulación) con su consiguiente desaparición.

Elimina arañitas (telangiectasias) y várices de hasta 5 a 6 mm de diámetro, de manera segura, eficaz, continua y progresiva, evitando inyecciones, vendajes, reacciones alérgicas, manchas y demás inconvenientes de la escleroterapia clásica.  Se pueden tratar telangiectasias de rostro, piernas y corporales, várices de miembros inferiores, angiomas faciales y corporales, nevos rubí, etc…

Luz Pulsada Intensa (IPL): no es un láser ya que su luz no es monocromática ni monodireccional, pero sus efectos son similares a la de los láseres.

La luz pulsada intensa emite una serie de ondas de luz cuyo blanco son la  hemoglobina (pigmento rojo que se encuentra en las células sanguíneas que se encuentran dentro de los vasos capilares) y la melanina (el pigmento marrón en las pecas, manchas de sol y hormonales). El haz de luz pasa a través de la piel y es absorbido por la hemoglobina o melanina, y esto resulta en daño a la pared del vaso o fragmentación del pigmento de melanina. Estos pequeños vasos y el pigmento de melanina son reabsorbidos por el cuerpo, lo que hace que sean menos visibles.

La luz pulsada es muy versátil. Aclara y elimina manchas del sol, manchas hormonales y pecas.  Aligera y reduce el enrojecimiento cutáneo y la sensación de ardor y calor súbito de las mejillas propio de la rosácea.  Elimina o disminuye la presencia de arañitas. Además tiene efecto antiage por estimular la síntesis de colágeno y mejora la textura de la piel al disminuir el tamaño de poros y al aportar brillo y luminosidad.

¿Se pueden combinar con otros tratamientos?
La tendencia actual es lograr los mejores resultados, manteniendo las facciones propias y con el menor tiempo de recuperación. Esto se logra mediante la combinación de tratamientos, que se potencian entre sí.

Para un rejuvenecimiento cutáneo facial, se puede realizar toxina botulínica para suavizar arrugas de frente, patas de gallo y entrecejo.  Luego de 3-4 semanas, se procede a realizar un láser de Co2 fraccionado de todo el rostro.  Al mes de finalizado el láser, se terminan de corregir surcos y arrugas profundas con un relleno de ácido hialurónico.

En el caso de manchas, es conveniente preparar la piel antes de realizar el tratamiento láser con peelings, cosmelan o luz pulsada intensa.

¿Cuáles son los cuidados posteriores?
Cumplir con el cuidado post- tratamiento indicado por su dermatólogo es crucial para lograr los mejores resultados.  Como regla general es fundamental el uso de FOTOPROTECCION de amplio espectro (rayos UVA y UVB) con SPF mayor a 30 en todo momento, especialmente en el primer mes posterior al tratamiento con láser.  Para su uso correcto, es importante aplicar 20-30 minutos antes de la exposición, renovar cada dos horas y en lo posible evitar estar expuesto directamente al sol de 10-16hs.  Utilizar sombreros y gafas.

HIDRATACIÓN: Algunos láseres, especialmente los ablativos, pueden causar sequedad excesiva durante las primeras semanas.  Por lo tanto es necesario aplicar un hidratante sin perfumes, hipoalergénico y no irritativo las veces que sean necesarias.  También es importante utilizar productos adecuados de higiene para disminuir la sensación de ardor, calor y molestia.

TIPS antes de iniciar un tratamiento láser

1-Nunca someterse a un tratamiento láser con la piel bronceada.  La luz láser ataca el pigmento en la piel, por lo que si la piel es oscura, hay mayor riesgo de complicaciones.

2-Elija un médico y una clínica que tenga amplia experiencia en el uso de una variedad de láseres, para que puedan recomendar el láser que mejor se ajuste a su necesidad.

3-No le pida a su médico por un láser específico. Mejor explique lo que le gustaría mejorar, y deje que su médico le proponga los mejores tratamientos para Ud.  Una consulta previa con un dermatólogo le permitirá obtener un diagnóstico e informarse adecuadamente sobre el procedimiento, sus contraindicaciones, sus riesgos, el tiempo de recuperación, los cuidados posteriores, etc…

4-Los láseres son equipos muy costosos, por lo que hay que desconfiar de las ¨ofertas¨.

5-Tenga expectativas realistas. Mientras que los láseres y otros tratamientos basados ​​en la energía lumínica pueden ser sumamente beneficiosos, no pueden curar todas sus preocupaciones de belleza.

Para saber mas sobre Fraxel hace click aqui

Para saber mas sobre CO2RE hace click aqui

Para saber mas sobre IPL hace click aqui