lunes, 28 de octubre de 2013

Piel cuidada y saludable a cada edad

El cuidado de la piel es importante durante todo el año, para mantener la piel bella y saludable a toda edad. 

Luego del invierno; el viento, las bajas temperaturas y la ropa abrigada empeoran los niveles de sequedad de la piel.

La aparición de alguno de estos signos  indica que es hora de tratar tu piel y revertir el daño:
- Piel poco elástica y áspera al tacto
- Piel engrosada, sin brillo y luminosidad
- Aparición de manchas
- Aparición de arañitas
- Piel vulnerable y congestivo
- Arrugas más marcadas de lo habitual

Es por esto que resulta fundamental aplicar productos hidratantes en la piel varias veces al día, elegir los productos de limpieza adecuados para cada tipo de piel y llevar un estilo de vida saludable evitando la exposición solar e incluir una dieta rica en antioxidantes. 

A continuación una guía de consejos para el cuidado de la piel a cada edad.

A los 20 años
Gracias a la abundancia de hormonas femeninas como el estrógeno, las mujeres a los 20 años deberían tener la piel radiante y luminosa. Esto es fácil de lograr manteniendo un estilo de vida saludable, evitando el exceso de alcohol y el cigarrillo, tomando suficiente cantidad de agua e incorporando antioxidantes con la dieta, además del cuidado del sol.
Desafortunadamente, muchas mujeres jóvenes no protegen su piel de la exposición solar excesiva. Esto rápidamente envejece la piel, ya que los rayos UV y los radicales libres que genera deterioran las funciones celulares, como la producción de colágeno, responsable de la firmeza de la piel.  Recomendamos respetar los horarios de exposición solar (No exponerse de 10-16hs) y aplicar fotoprotector con FPS mayor a 30, veinte a treinta minutos antes de la exposición y renovar cada 2 horas.
Además aconsejamos aplicar un hidratante ligero con antioxidantes previo al uso del fotoprotector. Los antioxidantes tópicos potencian el efecto de la protección solar.
Producto sugerido: HYDRAGEL ANTIOXIDANTE

A los 30 años
Cuando se llega a los 30 años, hay que asegurarse de haber dejado atrás los malos hábitos alimentarios, ya que el primer lugar donde se evidencian los signos de una dieta inadecuada es la cara. La piel necesita siempre de una buena nutrición: la belleza desde dentro hacia fuera es clave. 
Una dieta saludable debe incluir:
-Proteínas de alta calidad, como las que se encuentran en el pescado, mariscos, huevos y aves.
-Carbohidratos complejos de lenta absorción que incluyen vegetales frescos, granos integrales y legumbres.
-Grasas saludables, como las que se encuentran en los pescados (en especial el salmón), frutos secos, semillas y aceite de oliva.
- 2 litros de agua por día
- Alimentos ricos en antioxidantes como el té verde, las frutas en general y los vegetales de hojas verdes. 
La producción de colágeno disminuye a partir de los 30 años, por lo que los nutrientes antioxidantes como la vitamina C, que ayudan a la formación de colágeno, son útiles según nos acercamos a los 30 y 40 años.
Producto sugerido: SERUM VIT C

A los 40 años
A esta edad es importante incorporar alimentos ricos en Omega-3 (pescado, frutos secos, aceite de oliva) para ayudar a mantener la piel flexible y joven.

También es fundamental consumir una variedad de frutas y verduras para evitar la inflamación generada por los radicales libres.
El daño acumulado de la piel debido a años de exposición solar y de exposición a la contaminación ambiental hace que la piel a esta edad requiera de más cuidados.
Es importante empezar a utilizar una buena crema anti-edad durante las noches, para ayudar a reparar la piel y a estimular la síntesis de colágeno.
 Producto sugerido: SILK GEL 0,025%

A los 50 y 60 años
Cuando nos hacemos mayores, la renovación de la piel se enlentece, el grosor de la capa media de la piel (dermis) se disminuye a través de la pérdida de colágeno y elastina, y experimentamos una disminución en los vasos sanguíneos que transportan nutrientes importantes a las células de la piel, generando un piel opaca y deshidratada. Además, la disminución de las hormonas femeninas durante la menopausia y post-menopausia, generan mayor deshidratación de la piel. 
Para restaurar el brillo y mantener la piel tersa y joven durante los años de la menopausia y más allá, sugerimos:
-Hacer ejercicio regularmente; esto aumenta la circulación sanguínea en la cara, promoviendo así un cutis radiante
-Evitar fumar, que restringe el flujo de sangre a la piel generando más opacidad y resequedad- así como arrugas y líneas profundas (especialmente en el labio superior), además de degradar el colágeno de la dermis generando mayor flacidez cutánea.
-Consumir grasas saludables (pescado, frutos secos y aceite de oliva ricos en omega-3) para devolver el brillo y la suavidad en la piel
-Limitar el consumo de alcohol, ya que deshidrata aún más la piel
Es importante evitar el uso de jabones abrasivos a la hora de la limpieza de la piel, que barren los lípidos protectores de la piel.  Es preferible utilizar leches o emulsiones de limpieza.
También recomendamos la aplicación de un tratamiento nutritivo intenso por la mañana y por la noche, que contenga tanto ingredientes hidratantes como lípidos para evitar la pérdida de agua de la piel.
Producto sugerido: CREMA HIDRATANTE DE CÉLULAS MADRE DÍA Y NOCHE 

¿Y vos cómo cuidas tu piel? ¿Fuiste cambiando de productos con el paso de los años?