sábado, 27 de abril de 2013

EXPERIENCIA CRIOLIPOLISIS. ELIMINACION DE ADIPOSIDAD LOCALIZADA POR CONGELAMIENTO DE LAS CELULAS GRASAS

Estuve varias semanas pensando en la propuesta de la Clínica Dra. Velia Lemel, sobre el tratamiento de Zeltiq, ya que soy una descreída de los tratamientos y de que una maquina realmente pueda cambiar alguna parte de mi cuerpo; pero como la propuesta venia de Velia a quien quiero y respeto, comenzó a rondar en mi cabeza y a decirme porque no probarlo. La decisión en mi caso fue difícil ya que lo físico en mi no es fundamental, pero desde que tuve a mi hijo mi abdomen estaba raro, si bien adelgace bastante había algo que sobraba y juro me molestaba y sabia que no era una cuestión solo de gimnasia y dieta, había que hacer algo mas y ahí fue cuando me decidí a probar a ver qué pasaba. No había nada que perder, peor no iba a estar!

Comencé a ver fotos de gente que se lo había hecho, a hablar con una médica especializada y así comencé a evaluar la posibilidad de sacar eso que tanto me molestaba.
Fui tremendamente nerviosa a realizarme el tratamiento, no por desconfianza todo lo contrario, confió ciegamente en Velia, lo que me ponía nerviosa era empezar a buscar una  alternativa a sentirme mejor con mi cuerpo.

El tratamiento lo hice todo en un día: los costados que rebalsaban y la panza!
Al principio me impresiono y tuve alguna molestia pero nada grave.

Después había que esperar un mes y medio para ver resultados, mi ansiedad es mi peor enemiga, pero me entregue a la espera y al mes más o menos empecé a notar las diferencias y me resultaba raro porque era gradual, entonces deje de mirarme al espejo. Algo estaba cambiando, hasta que un día, después de mas o menos un mes y medio, me miro al espejo y note (ya lo venia notando con la ropa) que mi cuerpo realmente había cambiado de verdad. Era otra la forma de mi panza que acarreaba de años, no solo después del embarazo, estaba casi plana, algo que nunca había pasado en mis 41 años y los costados rebalsados ya no estaban y los jeans me quedaban grandes.

Tal vez suene frívolo, pero para mí Zeltiq fue mucho más que un cambio físico, fue un animarme a cuidar mi cuerpo y cambiar algo que me molestaba desde hace años y que no había reparado cuanto me molestaba hasta que desapareció.

Realmente el cambio es importante, y no solo en cómo me queda la ropa y los comentarios de la gente. El cambio fue interno, me siento como mas liberada sin vergüenza de mi panza, me dan ganas de vestirme distinto y me miro al espejo y no lo creo: “tengo una panza que después de 41 años me gusta y eso no es poca cosa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Es algo que hice para mí, para sentirme mejor y solo me llevo un par  de horas un día.
Estoy feliz, el cambio es groso en serio!! No solo en lo físico sino también en los psíquico!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Es lindo verse bien!!

Para conocer sobre éste tratamiento hace click aquí!.